Dos torres para acabar con la contaminación en China

Dos torres para acabar con la contaminación en China

El país más poblado del mundo, China, tiene previsto construir dos torres que de materializarse, se convertirían en los edificios más altos del mundo, dejando por los suelos al edificio más alto del planeta, el Burk Khalifa. Pero el proyecto ambiciona mucho mas, ya que se debe a causas ecológicas, pues debido a las altas tasas de contaminación en el país asiático, se hace cada vez más necesaria una solución urgente.

Con mil trescientos millones de habitantes, el gigante asiático es uno de los países que registran un mayor nivel de polución en el aire. Desde que el pasado mes de febrero se levantara la alerta naranja en algunas regiones del país debido a la espesa capa de contaminación, las Autoridades chinas han incrementado su preocupación y con ello, sus esfuerzos para poner fin a la problemática.

Es así como nace el proyecto “Phoenix Towers” (Torres Fénix), de la mano del estudio británico, “Chetwoods”. La construcción de las dos torres se llevará a cabo en el centro de China, concretamente en la ciudad de Wuhan. En honor al nombre del proyecto, se pretende que estos dos edificios contribuyan a que la ciudad de Wuhan resurja de las cenizas de la contaminación.

Chetwoods-Phoenix-Towers-Section

Las Torres Fénix podrían cumplir las expectativas creadas por su nombre gracias a la utilización de un complejo sistema mecánico capaz de filtrar de forma simultánea el aire y el agua de Wuhán, recoger energía solar, eólica y de hidrógeno, mantener un enorme jardín vertical, recoger agua de lluvia, abastecer varios restaurantes y negocios, hervir biomasa y, de forma general, intentar resolver cualquier crisis ecológica importante que afecta a China central. “No las vamos a dejar ahí plantadas para que se conviertan en un símbolo icónico de Wuhán, tienen un trabajo que hacer”, dijo el fundador Laurie Chetwood. “Hemos aplicado todas las ideas medioambientales que hemos podido para justificar su forma y tamaño”.

Dejando de lado sus capacidades sostenibles, Chetwoods diseñó las Torres Fénix para reflejar la religión y filosofía locales. Las torres enlazan la tecnología y arquitectura occidental con los mitos chinos del ave fénix; las dos torres representan el doble sexo que el ave legendaria tiene en la iconografía china, y el espíritu del renacimiento se expande a lo largo de las ocho hectáreas de las torres de un kilómetro de altura. Con estas consideraciones espirituales en mente, la empresa de arquitectura pretende hacer una ofrenda de paz para romper con la historia de insensibilidad occidental ante el desarrollo de China. Con las torres también se pretende atraer al ecoturismo, con unos márgenes de beneficio que podrían seguir extendiendo esa política de mano tendida.

Las obras de construcción de las torres están previstas para el próximo año, y se calcula que se necesitarán unos tres años para dar por acabado el proyecto.

Bruno León
Bruno León
Madrid, España
Co Founder
Living an adventure at archtalent.com. Architecture is my life. Always learning and trying to imagine a better world. Passionate traveler and music lover.
Autores Habituales