En peligro la Libertad de Panorama

En peligro la Libertad de Panorama

Parece que nos estemos sumiendo en un periodo de prohibiciones y restricciones, del que ni mucho menos se va a librar internet. Tras el recorte brutal de libertades, y las restricciones sobre aquello que podemos y no podemos publicar en las redes sociales (por supuesto, solo en términos de disminución de libertades ciudadanas) que nos ha traído la tristemente famosa Ley Mordaza, el Parlamento Europeo votará este próximo jueves un texto que modifica la directiva de derechos de autor de la Unión Europea.

Todo gira alrededor de un borrador con varias enmiendas, la más polémica y a la que nos referimos aquí, la que se refiere a la “Libertad de Panorama”.

“La libertad de panorama es una disposición en las leyes de propiedad intelectual de diversos Estados que permite tomar fotos o crear otras imágenes (por ejemplo, pinturas) de edificios y esculturas que están permanentemente ubicadas en sitios públicos sin infringir la ley de derecho de autor de esas obras y publicación de las imágenes. La libertad de panorama limita el derecho de los propietarios de las obras a tomar acción legal por violación de derechos contra el fotógrafo o cualquier persona que distribuya la imagen resultante. Es una excepción a la regla general que el propietario tiene el derecho exclusivo para autorizar la creación y distribución de trabajos derivados.” Wikipedia

En la práctica, esto significa que si, por ejemplo, un ayuntamiento quisiera hacer promoción turística de los monumentos y esculturas de su ciudad sujetos a derechos de autor (son derechos que vencen a los 70 años desde la muerte del autor), tendría que pagar por la difusión de las imágenes, según explica el abogado en Derecho Tecnológico Jorge Campanillas.

De aprobarse la reforma con esta enmienda, cualquier persona, empresa o institución que quisiera hacer un uso comercial de imágenes de estas obras y edificios tendría que pedir permiso e incluso tener que abonar tarifas por derecho de imagen en caso de existir.

Los usuarios de redes sociales como Twitter, Instagram o Facebook también se verían afectados por la norma, y es que, aunque los usuarios no hagan un uso comercial de las fotos, si suben imágenes de un monumento con derechos de autor a una red social que sí tiene fines comerciales (que aceptan los usuarios al estar de acuerdo con los términos del servicio), se estarían infringiendo las leyes del copyright.

Si no estás de acuerdo, Wikipedia ofrece a través de su web información para contactar y comunicar cualquier queja a los eurodiputados de cada país afectado.

De manera paralela, el fotógrafo alemán Nico Trinkhaus ha lanzado una petición a través de change.org que ya suma casi 400.000 firmas y con la que espera llegar al medio millón.

Información: RTVE y Wikipedia

Imágenes: Creative Commons

Categorías:

Bruno León
Bruno León
Madrid, España
Co Founder
Living an adventure at archtalent.com. Architecture is my life. Always learning and trying to imagine a better world. Passionate traveler and music lover.
Autores Habituales