La impresora 3D de vidrio del MIT

La impresora 3D de vidrio del MIT

Desde que empezara a fabricarse para hacer collares o abalorios en Egipto y Mesopotamia hace mas de 4.000 años, el vidrio, un material que seguimos usando gracias a sus propiedades ópticas, de resistencia, transparencia y dureza, ha visto nacer muchas maneras de formarse. De tal modo, puede ser moldeado, dado forma, plateado, sintetizado o soplado. Además el vidrio es un material cuyas cualidades formales están estrechamente ligadas a las técnicas empleadas para su formación.

En lo que ya es un paso mas en la evolución de este material, la conocida arquitecta, diseñadora e investigadora israelí Neri Oxman, junto a su grupo de trabajo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y en colaboración con el Glass Lab y el Departamento de Ingeniería Mecánica del mismo centro, ha desarrollado una plataforma de impresión 3D con vidrio fundido, lo que supone un gran avance para un material complejo de moldear por las altas temperaturas con las que debe ser trabajado.

Neri-Oxman-Photo-Conor-Doharty

La principal característica del proyecto de la prestigiosa universidad de Estados Unidos, es que se usa vidrio “opticamente transparente”, para la fabricación de los objetos, con unos resultados bastante prometedores. La capacidad de ajuste permitido por la variación geométrica y óptica impulsada por la forma, la transparencia y la variación de color puede conducir a limitar o controlar la transmisión de la luz, la reflexión y la refracción, y por lo tanto conlleva implicaciones significativas para todas las cosas realizadas en vidrio.

La impresora emplea un sistema de doble cámara calentada, de modo que la cámara inferior contiene la base sobre la que se deposita la primera capa, y que va moviéndose a lo largo del eje Z para posibilitar la superposición de las diferentes capas de aquello que se esté imprimiendo. La cámara superior actúa como kiln (horno) y es donde se introduce el vidrio fundido a una temperatura de unos 1165 grados centígrados. El vidrio fundido pasa a través de una boquilla realizada en alúmina, zircón y sílice, de forma que sale un hilo de vidrio que es depositado mientras un sistema de posicionamiento mueve la cámara superior para que se dibuje cada capa.

2

La cámara inferior mantiene la temperatura por encima de la temperatura de cristalización (480 ºC/515 ºC), para, por una parte conseguir un enfriamiento lento y controlado del objeto, una vez que se ha realizado al completo, ya que de otra forma acabaría rompiéndose, y por otra parte, mantener una temperatura adecuada que ayude a la adhesión de las capas unas sobre otras. La temperatura se controla con un calentador de 3300 W.

Pero la impresora G3DP no sólo puede fabricar piezas complejas, sino que las puede reproducir tantas veces como se quiera. Además supone la aparición de un nuevo número de aplicaciones para las que se puede utilizar el material. De hecho el MIT ha experimentado con diversas geometrías, jugando con el paso de la luz, e imprimiendo piezas hasta de 50 cm de alto, llegando incluso a agregar color al crisol, obteniendo una gran variedad de resultados ópticos y estéticos.

La impresora podría ser utilizada para hacer productos de diseño, arte, o estructuras arquitectónicas. Y como muestra de ello, en 2016 se fabricarán una serie de piezas impresas para ser expuestas en el Museo del Diseño del Smithsonian de Nueva York.

Toda la información haciendo click aquí.

Bruno León
Bruno León
Madrid, España
Co Founder
Living an adventure at archtalent.com. Architecture is my life. Always learning and trying to imagine a better world. Passionate traveler and music lover.
Autores Habituales