París prohibirá los coches diésel en 2020

París prohibirá los coches diésel en 2020

Los coches con motores diésel tienen los días contados…por lo menos en la ciudad de París, y todo hace pensar que serán muchas las ciudades que acaben sumándose a las prohibiciones que se pretenden instaurar desde la alcaldía parisina.

Las emisiones de este carburante, según dictaminó hace un año la Organización Mundial de la Salud, causan cáncer de pulmón. “Quiero el final del diésel para 2020”, ha declarado la alcaldesa de Paris Anne Hidalgo a Le Journal du Dimanche (JDD). Se trata de la medida más drástica para reducir la alta contaminación atmosférica de la capital francesa, pero no la única. Con la ayuda del Estado, que prepara su ley de transición energética y la próxima Cumbre del Clima, la alcaldesa cree que París podrá incluso interceptar el paso a los vehículos más contaminantes, gracias a la identificación que próximamente será obligatoria.

La política de movilidad del Ayuntamiento parisino ha disuadido a muchos de circular en coche por la ciudad. Hace trece años, el 40% de los residentes no disponía de automóvil. Ahora son ya el 60%. Apenas hay aparcamientos, además de ser cada vez más caros, y las multas son elevadas. El nuevo paquete contra la contaminación, que se debatirá el 9 de febrero, dificultará aún más el uso del vehículo privado al limitar también la circulación en el centro y grandes ejes, como Campos Elíseos y Rivoli.

Tradicionalmente los motores diesel han sido subvencionados por el gobierno (incluido el de España) por emitir menores emisiones de dióxido de carbono. Ahora sabemos que ha sido un error, el diésel emite dióxido de nitrógeno y, en ciertas condiciones, micropartículas, especialmente perjudiciales para la salud porque penetran fácilmente en los pulmones y la sangre. Hay que recordar que en las calles de la ciudad de París se han llegado a medir picos de contaminación en donde se respiraba el mismo aire que el generado por ocho fumadores en una habitación de 20 metros cuadrados.

Algunas de las claves de la reforma:

  • La desaparición del diésel en 2020 no sería total. Se estudiará la posibilidad de establecer excepciones, por ejemplo para conductores muy ocasionales, en fin de semana, o familias con bajos ingresos que no hayan podido permitirse sustituir su diésel por una alternativa moderna y con menores emisiones.
  • El diésel no va a ser el único que sufra las consecuencias de las restricciones. París quiere imponer nuevas restricciones al tráfico en el centro y aumentar las áreas peatonales, que incentiven y apoyen el uso del transporte público. También se cerraría el paso de vehículos especialmente contaminantes, sean o no diésel.
  • Promoción activa del transporte público y el car-sharing.
  • Ayudas para renovar el parque automovilístico, con especial apoyo a aquellos que se decanten por los coches eléctricos.
  • Reducción de los límites de velocidad.
  • Apoyo al uso de la bicicleta.

Categorías:

Bruno León
Bruno León
Berlin, Germany
Editor in Chief
Living an adventure at archtalent.com. Architecture is my life. Always learning and trying to imagine a better world. Passionate traveler and music lover.
Autores Habituales